HomeElectricidad en el mundoConsejos útiles para viajar: adaptadores de enchufe

Consejos útiles para viajar: adaptadores de enchufe

Last update:

Consejos útiles para viajar

Adaptadores de enchufe no convierten el voltaje!


El 99% de los cargadores para móviles aceptan el voltaje y frecuencia de cualquier parte del mundo (100-240 V ~ 50/60 Hz).

¿Qué se necesita para utilizar sus aparatos eléctricos en el extranjero?

Cuando viajamos al extranjero, uno de los detalles que solemos pasar por alto es comprobar el voltaje, la frecuencia y el tipo de enchufe que se utiliza en cada país que vamos a visitar.  De ser diferentes, deberemos hacernos con un adaptador de enchufe, un adaptador de corriente o un transformador. Esta información será imprescindible si no queremos dañar nuestros aparatos al enchufarlos, por ejemplo, para cargar su batería.

Descubre aquí un mapa del mundo, en el cual se visualiza la propagación de los diferentes tipos de enchufes en uso en todo el mundo.

Encuentra aquí una lista de todos los países del mundo y sus respectivos enchufes, voltajes y frecuencias.

Adaptadores de enchufe (o adaptadores de viaje)

Es muy importante comprobar cuál es el modelo de toma utilizado en el país, región o isla que vamos a visitar, así que puedes adelantar la compra de un adaptador de enchufe universal. Con este tipo de adaptador ya no tendrá que tener, por ejemplo, un adaptador de enchufe europeo a americano y otro adaptador de enchufe de europeo a inglés. Sin embargo, los adaptadores de enchufe no convierten el voltaje. Simplemente permiten que un enchufe de un país se pueda enchufar en el de otro. En otras palabras, sólo son adaptadores físicos. Esto significa que no debería utilizar un dispositivo que funciona a 230 V en un país con norma 110 V. Para saber qué voltaje tiene sus dispositivos, busque la información correspondiente, que normalmente está detallada en una etiqueta en la parte inferior o posterior del aparato, o en el propio enchufe.

Afortunadamente, casi todos los dispositivos electrónicos modernos (como los cargadores de teléfonos móviles) aceptan voltajes entre 110 y 240 V. Si su dispositivo no es de doble voltaje, necesitará un convertidor o un transformador para utilizarlo en algunos países.

Descubre aquí por qué no hay un enchufe universal.



Convertidores (o adaptadores de corriente)

Los convertidores y transformadores adaptan un voltaje a otro (ej.: de 230 V a 120 V), existe una diferencia en el empleo entre estos. Los convertidores deberían ser usados sólo con productos como dispositivos de calefacción simples o pequeños motores mecánicos, secadores de pelo, planchas de vapor, máquinas de afeitar, cepillos de dientes, etcétera. Los convertidores no son diseñados para un uso continuado y sólo deberían ser usados durante cortos períodos de tiempo.




Transformadores

Los transformadores también aumentan o disminuyen el voltaje, son más caros que convertidores y son generalmente usados con productos «electrónicos». Por ejemplo móviles, videocámaras, ordenadores, televisiones, entre muchos otros. Los transformadores también pueden ser usados con aparatos eléctricos y durante mucho tiempo. La ventaja de los convertidores, sin embargo, consiste en que son más ligeros y menos caros.

Los dispositivos electrónicos deben ser usados con un transformador, a no ser que sean de voltaje dual. Por suerte, la mayor parte de cargadores de baterías de ordenador portátil y adaptadores de corriente alterna son de voltaje dual, entonces pueden ser usados con sólo un adaptador de enchufe para el país al que usted viajará.

Existen varios tamaños dependiendo de la potencia en vatios que pueden soportar. Por lo tanto hay que prestar atención a las prestaciones de potencia en vatios de los aparatos al ser enchufadas a un transformador. La potencia en vatios del transformador siempre debe ser más grande que la potencia en vatios del aparato que va a ser enchufado, contando un margen del 25 % del calor generado por el transformador o el convertidor.

El voltaje del aparato y las exigencias de potencia en vatios suelen estar en la etiqueta del fabricante localizada en el aparato. En algunos casos, el voltaje y el amperaje serán descritos, pero no la potencia en vatios. Si éste es el caso, simplemente hay que multiplicar el voltaje por el amperaje para encontrar la potencia en vatios (por ejemplo: 230 V * 2 A = 460 W).

 

Abajo está una lista que da una idea cuáles la carga de aplicaciones comunes. Utilice esto como guía solamente. ¡Compruebe siempre su aplicación primero!

 

  • 100 vatios (o menos): aparatos pequeños, aparatos de potencia baja como cargadores para móviles, portátiles y (video)cámaras.
  • 300 vatios: la mayor parte de televisores, refrigeradores y mantas eléctricas.
  • 500 vatios: licuadoras, proyectores y cines hogareños.
  • 1000 vatios: pequeños calentadores y batidoras-amasadoras.
  • 1600 – 2000 vatios: secadores de pelo, lavaplatos, lavadoras, aspiradores, la mayor parte de aparatos que tienen elementos calentadores como tostadoras, freidoras de aceite, hierros, parrillas y máquinas cafeteras.
  • 3000 vatios: secadoras y acondicionadores de aire.

 

Los transformadores y los convertidores convierten solamente el voltaje, no la frecuencia. La diferencia en ciclos puede hacer el motor en un equipo de 50 Hz funcionar levemente más rápidamente cuando está utilizado en 60 Hz. Esta diferencia de ciclos hará los relojes eléctricos y los circuitos de la sincronización proporcionar tiempo incorrecto: los despertadores europeos funcionarán más rápidamente en 60 Hz y los relojes americanos perderán 10 minutos cada hora cuando están utilizados en Europa. Sin embargo, la mayoría del equipo electrónico moderno, como cargadores de batería, móviles, portátiles y (video)cámaras, etcétera, no son afectados por la diferencia en ciclos y se ajustan automáticamente.

 




Truco para saber el voltaje local

Si dudas de cual es el voltaje una ves estás en el sitio una forma útil de averiguarlo es mirar en un supermercado local las cajas de bombillas donde viene impreso el voltaje. En caso de que se olvide de comprobar que el voltaje local es el país que está visitando: aquí hay un pequeño truco. Basta con echar un vistazo a la copa de una bombilla ordinaria o parar en un supermercado y observe lo que está impreso en un paquete bombilla.

Encuentra aquí por qué unos países usan electricidad de 110 voltios y otros de 230 voltios.